Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Canal de vídeos de Noticias

El Col·legi se llena de ilusión con la Fiesta Infantil de Navidad

La celebración ha batido un record de asistencia, agotando por primer año todas las plazas días antes de su celebración.

El Col·legi de Mediadors de Barcelona se volvió a llenar de espíritu navideño el 3 de enero con la celebración de la ya tradicional Fiesta Infantil de Navidad, patrocinada por la compañía Clinicum Salud. En esta ocasión, el éxito de convocatoria ha sido absoluto, consiguiendo agotar por primera vez todas las plazas prácticamente dos semanas antes de su celebración.

Ante este record de asistencia Lluís Ferrer, presidente del Col·legi de Barcelona quiso destacar: "nos ha hecho mucha ilusión llenar al máximo nuestras instalaciones con tanta antelación. Ahora bien, somos conscientes de las limitaciones de nuestro espacio y ante todo, pensamos en la comodidad y la seguridad de las criaturas. Por eso, és importante respetar el aforo". De igual forma, Sandra Serra, gerente del Col·legi añadió: "Sí, es el primer año que se han agotado las plazas... Desde hace tres años, vamos creciendo en número de asistentes, pero este año hemos completado".

Como representante del patrocinador, Francisco Salvador, responsable del Canal de corredores de Clinicum, aparte de mencionar la buena acogida de este evento, valoró muy positivamente, el hecho de colaborar con el Col·legi: "si queremos estar con los corredores, tenemos que estar aquí. Se trata de colaborar los unos con los otros, es mutuo. En definitiva, nos ayudamos y aportamos valor añadido recíprocamente".

UNA TARDE DE SORPRESAS

De nuevo los ingredientes  estrella de esta fiesta fueron la alegría, la ilusión, las sorpresas y las sonrisas. Pero, sin duda, el momento de máxima emoción se produjo cuando llegó el mensajero de los Reyes Magos, que hizo un llamamiento a todos los niños y niñas para que entraran en la sala del auditorio. 

Nadie se imaginaba lo que el emisario de los Reyes les iba a explicar a continuación. Para sorpresa de todos los presentes, el mensajero se sinceró ante el público, confesando que que había extraviado todos los regalos, la brújula-guía de los Reyes y también, a su amiga exploradora, "Ani,la Elefante". Y esto no era todo, el Emisario real también tenía un cofre con un candado, en el cual se escondía un silbato mágico, que no podía abrir porque no recordaba la combinación. Para solucionar estos problemas, solicitó la ayuda de los más pequeños, que aceptaron el reto encantados.

Previamente, a todos los niños les entregaron un carnet de explorador para que pudieran participar en toda una aventura llena de sorpresas. Así, este año la actividad consistió en una gincana al estilo "roomscape". ¿Qué tuvieron que hacer los pequeños? Básicamente, resolver cuatro pruebas diferentes para encontrar varias pistas que les ayudarían a abrir el cofre mágico y, finalmente, encontrar los regalos.

CUATRO EQUIPOS, UN OBJETIVO

Niños y niñas participaron muy activamente en esta misión con la ayuda de sus padres y familiares, así como de los exploradores Martí y Laia. Se formaron cuatro equipos en función de los colores de las coronas que los pequeños llevaban alegremente en sus cabecitas. De esta forma, contamos con el grupo rojo, amarillo, marrón y naranja. Todos participaron en los mismos talleres y tuvieron que resolver las mismas pruebas: cantar la canción del Caga-tió, pintar globos con acara de animales o motivos navideños, resolver adivinanzas a través de la mímica y hacer varios puzzles.

Tras resolver todas las pruebas, los pequeños de la de la casa pudieron ayudar al Emisario de los Reyes a abrir el cofre y sacar el silbato mágico. Con él, silbaron y "Ani, la Elefante" supo orientarse y acudir a la la llamada con la brújula en su mano. De esta forma, pudieron encontrar exactamente donde estaban guardados los regalos.

Diversión, emoción, juegos, sorpresas... Pequeños y grandes disfrutaron de momentos inolvidables. Como comentó Sandra Serra: "todos los años compartimos con los niños una bonita historia  de los Reyes. Este año había perdido la brújula que les guiaba y los niños ayudaron a encontrarla con unas pruebas muy divertidas. Además, meriendan y después tienen su regalo". En esta misma línia, Serra añadió: "es una fiesta que nos hace mucha ilusión y todo el equipo del Col·legi la vivimos muy intensamente. Siempre pensamos alguna idea nueva que haga que los niños y familiares de los colegiados vivan una experiencia diferente, para que la recuerden con cariño año tras año". De igual forma, el presidente aseguró que "la fiesta de Navidad es uno de los eventos sociales que más nos gusta. Es un acto entrañable, lleno de la alegría e ilusión que nos transmiten todos los niños. Por eso, procuramos mantener la fantasía y las ganas de pasarlo bien, alimentándolas con algunos personajes que ayudan a conservar la magia". Por su parte, Salvador, de Clinicum remarcó que "teniendo en cuenta que nuestra compañía defiende desde su fundación valores como la cercanía y la proximidad con las familias, hace ya 70 años, está claro que no podíamos faltar en un evento de estas características. Per eso, cada año colaboramos en su celebración".

FINAL DE FIESTA MÍTICO

Tras más de dos horas de diversión, la Fiesta Infantil de Navidad llegaba a su fin. Y para acabar de la mejor manera, cada niño y niña recibió un regalo personalizado, subieron al escenario para hacerse una preciosa foto de grupo para el recuerdo y el broche final vino a cargo a cargo de un divertido baile, el que participaron grandes y pequeños.

Sin duda, se trata de un evento en el cual los niños disfrutan de lo lindo. Tal como nos contaba Sandra Serra: "algunos niños nos decían que el "Colegio de los Seguros" les gustaba mucho, que les encantaría estudiar aquí; otros les habían preguntado a sus abuelos cuándo era la fiesta... Son detalles muy bonitos, que nos motivan. Nos encanta que nos recuerden con este cariño, que es el mismo que nosotros ponemos para organizarlo".

Ferrer concluía: "nosotros ponemos poco. El éxito lo conseguimos porque los colegiados se muestran muy participativos en las acciones del Col·legi, hacen que sus hijos, nietos, sobrinos vengan y participen. Además, vale la pena abrir este tipo de actos sociales no sólo a los colegiados, sino también a sus familias. Así, los hijos ven dónde está el Col·legi, dónde estan sus padres y qué hace esta institución... Todo esto para nosotros es muy entrañable y nos gusta mucho".

Una vez más el Col·legi volvió a ofrecer a los más pequeños una maravillosa tarde, donde todo era posible. Tanto grandes como pequeños disfrutaron de muy buenos momentos. De hecho, todos los colegiados se mostraron muy sonrientes y satisfechos. La opinión de los mayores fue unánime: "se trata de una fiesta muy bonita y bien organizada; el año que viene, repetiremos".

Mediario 209

Entidades colaboradoras

Col·legi de Mediadors d'Assegurances de Barcelona

Passeig de Sant Joan, 33.

08010 Barcelona

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Teléfono: 932153223